Clima

Nuestro clima patagónico se destaca por dos razones vientos fuertes y un particular carácter impredecible y cambiante.

No hay un mes característico por su buen clima sino que se trata más bien de una suerte de lotería. Por lo tanto se hace imposible recomendar un mes para su visita.

Más allá de esto el final de la primavera, el verano y el nacimiento del otoño suelen ser la época de mayor afluencia de visitantes a este Parque Nacional con la característica de día especialmente largos por nuestra cercanía al Polo Sur en oposición a la escasa cantidad de horas con luz solar en un típico día de invierno; (en verano puede haber luz desde las 5 hasta las 22:30) lo que nos da mucho margen para caminata más largas y exigentes a un ritmo más relajado.

A tener en cuenta los días comienzan a alargarse A mediados de noviembre cuando hay luz de día hasta las 9/9:30 P.M.

El otoño (fines de marzo abril principio de mayo) si bien con días más cortos suele ser hermoso debido a la coloración de los bosques ya que los nothofagus árbol característico de la zona tiene hojas caducifolias es decir pierden su hoja en el invierno Pero antes toman una gradual e intensa coloración que va de amarillo y rojo intenso y el pueblo se vuelve un poco más tranquilo por la merma de la afluencia de visitantes.